El tiempo en: Valencia
Jueves 22/02/2024
 

Córdoba

Una trifulca xenófoba en la Prisión de Córdoba acaba con cuatro internos en aislamiento

Todo comenzó cuando un preso español insultó a otro por su condición de musulmán. Los funcionarios tuvieron que intervenir para evitar un motín

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
Publicidad Ai
  • Prisión de Córdoba. -

Una trifulca de tintes xenófobos entre un preso español y otro musulmán ha acabado este sábado en la Prisión de Córdoba con cuatro internos en aislamiento después de que funcionarios de otros módulos tuvieran que intervenir para evitar un posible motín.

La representante de la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones, Eva Rabanillo, ha denunciado este domingo a EFE la situación que vive la cárcel cordobesa ante el aumento de población penitenciaria y el "solapamiento" de internos de primer grado y de segundo, lo que hace que presos peligrosos convivan en condiciones para las que no están adaptados.

El incidente ocurrió, según ha explicado la dirigente sindical, tras el descanso de la comida, sobre las 17.00 horas, en la cola del economato del módulo 6, en el que se reúnen presos jóvenes y primarios, que suelen ser conflictivos, aunque están en el régimen de segundo grado.

Uno de ellos, de nacionalidad española, insultó a otro por su condición de musulmán, tras lo que se enzarzaron en una discusión de la que fueron separados por los funcionarios del módulo.

La tensión entre los demás reclusos subió en el momento en el que otro preso, también español, se entrometió en la trifulca para decir que todos los extranjeros tenían que irse a su país.

En ese momento, un cuarto interno, en este caso musulmán, increpó a este, lo que obligó a los funcionarios del módulo 6 a pedir la presencia de compañeros de las demás estancias de la Prisión, algo que autorizó el jefe de servicios.

Rabanillo concretó que en estas circunstancias la seguridad de los demás módulos de la cárcel queda mermada, aunque en el 6 se corría el riesgo de que se produjese un motín entre los alrededor de noventa internos que estaban en él, lo que se evitó separando a los cuatro reclusos implicados.

La representante de la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones ha especificado que desde enero la Prisión de Córdoba está experimentando un crecimiento anómalo de población reclusa, unas 150 personas, probablemente provocado por las obras que se llevan a cabo en otros centros cercanos, como los de Sevilla y alrededores.

También ha resaltado que la clasificación en segundo grado de reclusos que debían estar en primero genera problemas de convivencia en el recinto y que la única salida que se da cuando se produce un incidente es el cambio de módulo.

"No tienen una personalidad fácil de llevar y no se adaptan a una vida en régimen normal", ha dicho Eva Rabanillo de estos reclusos.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN