El tiempo en: Valencia
Lunes 15/04/2024
 

Galicia

Juicio al clan de Los Charlines por blanquear ganancias del narcotráfico desde 2003 a 2010

Entre esas operaciones de blanqueo destaca una inversión de casi dos millones de dólares en China

Publicidad Ai Publicidad Ai
  • Vivienda de Manuel Charlín. -

El clan de Los Charlines se enfrenta desde este jueves a un nuevo juicio en la Audiencia Nacional por blanqueo de las ganancias obtenidas del narcotráfico en Galicia desde 2003 a 2010. Entre esas operaciones de blanqueo destaca una inversión de casi dos millones de dólares en China.

El clan ya fue condenado por blanqueo del tráfico de drogas en 2003, pero, pese a la condena, sus miembros prosiguieron con esa actividad hasta 2010, cuando se puso en marcha esta nueva investigación.

En total diez personas se sentarán en el banquillo por delitos de blanqueo de capitales derivados del narcotráfico cometidos en el seno de una organización delictiva, para los que Antidroga pide penas de 5 y 6 años de cárcel y multas de 10 y 12 millones de euros, según consta en el escrito de conclusiones provisionales de la Fiscalía.

El patriarca del clan, Manuel Charlín Gama, y su hijo Manuel Charlín Pomares se encontraban también entre los acusados, si bien ambos fallecieron en 2021 y 2019, respectivamente. La última detención del patriarca se produjo en 2018, veintiocho años después de su arresto en el marco de la operación Nécora.

Los que sí tendrán que afrontar este nuevo juicio son sus otros hijos y nietos: María José, María Teresa, Francisco Melchor y Óscar Felipe Charlín Pomares, así como Noemí Outon Charlín y Natalia Somoza Charlín.

Según relata Antidroga, "con la finalidad de ocultar el importante patrimonio ilícitamente obtenido, en unión del resto de los acusados, crearon todo un entramado de personas, sociedades y otras formas jurídicas interpuestas que obedecían a la única finalidad de evitar que el producto de esa actividad ilícita llegara a figurar en algún momento a su nombre."

De este modo, continúa el escrito, "los acusados establecieron una estructura organizada en la que cada uno de ellos se encargaba de llevar a cabo actos concretos de transformación y ocultación en relación con determinados bienes que, en realidad, pertenecían en último término al clan familiar".

"Las decisiones últimas", destaca Fiscalía, las adoptaba el patricarca del clan familiar, que pese a encontrarse entonces en prisión "era consultado acerca del destino y de la actuación en relación con determinados bienes".

Entre las operaciones de blanqueo destaca la inversión de 1,9 millones de dólares en China en una planta de elaboración y transformación de productos del mar en la ciudad de Qingdao, en la provincia de Shangdong.

El dinero invertido, procedente del narcotráfico, fue transferido desde una mercantil con domicilio social en el paraíso fiscal de la Islas Vírgenes Británicas. Tras realizar una explotación directa de la planta entre 2000 y 2008, los acusados la arrendaron por 7.000 euros al mes "con lo que se conseguía la transformación del dinero de procedencia ilícita" en rentas "de apariencia lícita" .

Además de detectar operaciones inmobiliarias con sociedades interpuestas, la investigación policial pudo determinar también que la familia Charlín había abierto cuentas corrientes en entidades bancarias suizas en las que ingresaban importantes cantidades de dinero.

Además de las penas de cárcel, la Fiscalía pide que se acuerde el decomiso de una depuradora de marisco ubicada en Lugar de Grandín, en la Isla de Arosa (Pontevedra), así como del dinero de la inversión en China y de cuatro fincas urbanas y un inmueble y los fondos bloqueados en sus cuentas en Suiza.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN