El tiempo en: Valencia
Lunes 20/05/2024
 
Publicidad Ai
Publicidad Ai

Valencia

Un guardia civil retirado y su hijo, a juicio por conservar explosivos de forma ilícita

Mezclaban diferentes productos explosivos en los talleres de una pirotecnia de Turís antes de trasladar las sustancias elaboradas en bidones metálicos

Publicidad AiPublicidad Ai
  • Guardia Civil. -

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Valencia juzga este miércoles a un guardia civil retirado y a su hijo por almacenar grandes cantidades de material explosivo en un bajo de Paiporta sin las necesarias medidas de seguridad.

Los acusados se enfrentan a dos años de prisión como responsables de un delito de riesgo por materiales que puedan causar estragos y se reclama también que cada uno de los procesados abone una multa de 5.400 euros, así como que quede inhabilitado durante nueve años para ejercer como técnico, encargado, representante o director de ninguna empresa de material pirotécnico o explosivo.

Según detalla el fiscal en su escrito de acusación, al que ha tenido acceso EFE, los procesados adquirían gran cantidad de nitrato potásico, perclorato potásico y magnesio que mezclaban en los talleres de una pirotecnia de Turís (Valencia) antes de trasladar las sustancias elaboradas en bidones metálicos hasta Paiporta.

El local donde almacenaban estos explosivos está rodeado por viviendas en sus cuatro flancos, frente a un parque público y en una de las principales vías de la localidad, subraya el fiscal.

Uno de los procesados poseía el carné de experto en manejo de artefactos pirotécnico y el otro era un teniente coronel en la reserva que había sido responsable de la Intervención de Armas y Explosivos en la Guardia Civil.

Durante la entrada y el registro practicado en el local el 3 de diciembre de 2020, los agentes se incautaron de gran cantidad de producto elaborado y de material confeccionado para cargas explosivas.

Los productos, usados en obra civil para el rompimiento de roca, hormigón o materiales similares, estaban almacenados sin las medidas de seguridad adecuadas para su peligrosidad.

Según la Fiscalía, en el suelo del local se encontró esparcida gran cantidad de mezcla explosiva, mucha humedad y polvo en suspensión, lo que, en caso de chispa, llama o fricción, podría haber provocado la explosión del producto con graves consecuencias para las personas. 

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN